lunes, 25 de junio de 2012

EMMA Capítulo XII


CAPÍTULO XII



EL señor Knightley cenó con ellos... lo cual más bien contrarió al señor Woodhouse, quien prefería no tener invitados el pri­mer día de la estancia de Isabella. Pero el buen sentido de Emma lo había decidido así; y además de la consideración que se debía a los dos hermanos, tenía especial interés en invitarle debido a la reciente disputa que había habido entre el señor Knightley y ella.

Confiaba en que podrían volver a ser buenos amigos. Le parecía que ya era hora de hacer las paces. Pero la verdad es que no iban a hacer las paces. Desde luego ella tenía razón, y él jamás recono­cería que no la había tenido. O sea que era indudable que ninguno de los dos cedería; pero era la ocasión de aparentar que habían olvi­dado su disputa; y cuando él entró en la estancia, Emma, que es­taba con uno de los pequeños, pensó que aquella era una buena oportunidad que podía contribuir a reanudar su amistad; la niñita era la menor de los hermanos y tenía unos ocho meses; era su pri­mera visita a Hartfield, y parecía muy satisfecha de sentirse mecida por los brazos de su tía. Y efectivamente la oportunidad fue favora­ble; pues aunque él empezó poniendo cara muy seria y haciendo preguntas bruscas, no tardó en hablar de los pequeños en el tono ordinario. Emma se dio cuenta de que volvían a ser amigos; al principio ello le produjo una gran satis­facción, y luego le inspiró una cierta insolencia, y no pudo por me­nos de decirle mientras él admiraba a la niña:

-Es un consuelo que por lo menos estemos de acuerdo respecto a nuestros sobrinos y sobrinas. Porque a veces sobre las personas mayores tenemos opiniones muy distintas; pero respecto a estos ni­ños observo que siempre estamos de acuerdo.

-Si al juzgar a las personas mayores, en vez de dejarse arras­trar por su imaginación y sus caprichos se dejara guiar por los sen­timientos naturales, como hace usted cuando se trata de estos niños, siempre podríamos estar de acuerdo.



-Desde luego, nuestras diferencias siempre se deben a que yo estoy equivocada, ¿no es así?

-Sí -dijo él, sonriendo- y hay una buena razón para ello: cuando usted nació yo tenía ya dieciséis años.

-Cierto, es una diferencia de edad -replicó Emma-, y no dudo de que en aquella época tenía usted mucho más criterio que yo; pero, ¿no cree que los veintiún años que han transcurrido desde entonces pueden haber contribuido a igualar bastante nuestras inte­ligencias?

-Sí... bastante.

-A pesar de todo, no lo suficiente como para concederme la po­sibilidad de que sea yo la que tenga razón si disentimos en algo.

-Aún le llevo la ventaja de tener dieciséis años más de expe­riencia y de no ser una linda muchacha y una niña mimada. Vamos, mi querida Emma, seamos amigos y no hablemos más del asunto. Y tú, Emmita, dile a tu tía que no te dé el mal ejemplo de remover antiguos agravios, y que si antes tenía razón ahora no la tiene.

-Es verdad -exclamó-, es la pura verdad. Emmita, tienes que llegar a ser una mujer mejor que tu tía. Sé muchísimo más lista, y no seas ni la mitad de vanidosa que ella. Ahora, señor Knightley, permítame dos palabras más y termino. Creo que los dos teníamos las mejores intenciones, y debo decirle que aún no se ha demostrado que ninguno de mis argumentos sea falso. Sólo quiero saber si el señor Martin no ha sufrido una decepción demasiado grande.

-No podía sufrirla mayor -fue la breve y rotunda respuesta.

-¡Ah! De veras que lo siento mucho... ¡Vaya, démonos las manos!


Apenas habían acabado de estrecharse las manos, y con gran cordialidad, cuando hizo su aparición John Knightley y los «¿Qué tal, George?», «Hola, John, ¿qué tal?», se sucedieron en el tono más característicamente inglés, ocultando bajo una impasibilidad que lo parecía todo menos indiferencia, el gran afecto que les unía, y que de ser necesario hubiera llevado a cualquiera de los dos a ha­cer cualquier sacrificio por el otro.

La velada era apacible e invitaba a la conversación, y el señor Woodhouse renunció totalmente a los naipes con objeto de poder charlar a sus anchas con su querida Isabella, y en la pequeña reu­nión no tardaron en formarse dos grupos: de una parte él y su hija; de otra los dos señores Knightley; en ambos grupos se hablaba de cosas totalmente distintas, y muy raras veces se mezclaban las conversaciones... y Emma tan pronto se unía a unos como a otros.

Los dos hermanos hablaban de sus asuntos y ocupaciones, pero sobre todo de los del mayor, quien era con mucho el más comuni­cativo de ambos y que siempre había sido el más hablador. Como magistrado solía tener alguna cuestión de leyes que consultar a John, o por lo menos alguna anécdota curiosa que referir; y como hacendado y administrador de la heredad familiar de Donwell, le gustaba hablar de lo que se sembraría al año siguiente en cada campo y dar una serie de noticias locales que no podían dejar de in­teresar a un hombre que como su hermano había vivido allí la mayor parte de su vida y que sentía un gran apego por aquellos lugares. El proyecto de construcción de una acequia, el cambio de una cerca, la tala de un árbol y el destino que iba a darse a cada acre de tierra -trigo, nabos o grano de primavera- era discutido por John con tanto apasionamiento como lo permitía la frialdad de su carácter; y si la previsión de su hermano dejaba alguna cuestión por la que preguntar, sus preguntas llegaban incluso a tomar un aire de cierto interés.

Mientras ellos se hallaban así gratamente ocupados, el señor Woodhouse se complacía abandonándose con su hija a felices año­ranzas y aprensivas muestras de afecto.

-Mi pobre Isabella -dijo cogiéndole cariñosamente la mano e interrumpiendo por breves momentos la labor que hacía para alguno de sus cinco hijos-; ¡cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que estuviste aquí! ¡Y qué largo se me ha hecho! ¡Y qué cansada debes de estar después de este viaje! Tienes que acostarte pronto, querida... pero antes de irte a la cama te reco­miendo que tomes un poco de avenate. Los dos tomaremos un buen bol de avenate, ¿eh? Querida Emma, supongo que todos tomaremos un poco de avenate.

Emma no podía suponer tal cosa porque sabía que los hermanos Knightley eran tan reacios a aquella bebida como ella misma... y sólo se pidieron dos boles. Después de pronunciar unas frases más en elogio del avenate, extrañándose de que no todo el mundo lo tomara cada noche, dijo en un tono gravemente reflexivo:

-Querida, no creo que hicierais bien en ir a pasar el otoño a South End en vez de venir aquí. Nunca he tenido mucha con­fianza en el aire de mar.

-Pues el señor Wingfield nos lo recomendó con mucha insis­tencia, papá... de lo contrario no hubiéramos ido. Nos lo recomen­dó para todos los niños, pero sobre todo para Bella, que siempre tiene la garganta tan delicada... aire de mar y baños.

-No sé, querida, pero Perry tiene muchas dudas de que el mar pueda hacerle algún bien; y en cuanto a mí, hace tiempo que estoy totalmente convencido, aunque tal vez nunca te lo había dicho antes de ahora, de que el mar casi nunca beneficia a nadie. Estoy seguro de que en una ocasión a mí casi me mató.

-Vamos, vamos -exclamó Emma, dándose cuenta de que aquél era un tema peligroso-. Por favor, no hables del mar. Siento tanta envidia que me pongo de mal humor; ¡yo que nunca lo he visto! De modo que queda prohibido hablar de South End, ¿de acuerdo, papá? Querida Isabella, veo que aún no has pre­guntado por el señor Perry; y él nunca se olvida de ti.

-¡Oh, sí! ¡El bueno del señor Perry! ¿Cómo está, papá?

-Pues bastante bien; pero no bien del todo. El pobre Perry sufre de la bilis y no tiene tiempo para cuidarse... me dice que no tiene tiempo para cuidarse... lo cual es muy triste... pero siem­pre le están llamando de toda la comarca. Supongo que no hay nadie más de su profesión por estos alrededores. Pero además es que no hay nadie tan inteligente como él.

-Y la señora Perry y sus niños, ¿cómo están? Los niños deben de estar ya muy crecidos... Siento un gran afecto por el señor Perry. Espero que pronto venga a visitarnos. Le gustará ver a mis pequeños.

-Creo que vendrá mañana porque tengo que hacerle dos o tres consultas de cierta importancia. Y cuando venga, querida, sería me­jor que diera un vistazo a la garganta de Bella.

-¡Oh, papá! Está tan mejorada de la garganta que ya casi no me preocupa. No sé si han sido los baños o si la mejoría tiene que atribuirse a una excelente cataplasma que nos recomendó el señor Wingfield y que hemos estado poniéndole una serie de veces desde el mes de agosto.

-Querida, no es muy probable que hayan sido los baños los que le hayan sentado bien... y si yo hubiese sabido que lo que necesitabais era una cataplasma hubiera hablado con...

-Me parece que os habéis olvidado de la señora y la señorita Bates -dijo Emma-; no os he oído preguntar por ellas ni una sola vez.



-¡Oh, sí, las Bates, pobres! Estoy totalmente avergonzada de misma... pero las mencionabas en la mayoría de tus cartas. Su­pongo que están bien, ¿no? ¡Pobre señora Bates, con lo buena que es! Mañana iré a visitarla y me llevaré a los niños... ¡Están siempre tan contentas de ver a mis niños! ¡Y la señorita Bates también es tan buena persona! Lo que se dice gente buena de veras... ¿Cómo están, papá?

-Pues en conjunto bastante bien, querida. Pero la pobre se­ñora Bates hace poco más o menos un mes tuvo un resfriado muy maligno.

-¡Cuánto lo siento! Yo nunca había visto tantos resfriados como en este otoño. El señor Wingfield me decía que él nunca había visto tantos ni tan fuertes... excepto cuando hay una epi­demia de gripe.

-Sí, querida, desde luego ha habido muchos; pero no tantos como piensas. Perry dice que este año ha habido muchos res­friados, pero no tan fuertes como él los ha visto muchas veces en el mes de noviembre. Perry no considera que en conjunto ésta haya sido una temporada de las peores.

. -No, no creo que el señor Wingfield considere esta temporada de las peores, pero...

-¡Ay, pobre hija mía! La verdad es que en Londres todas las temporadas son malas. Nadie está sano en Londres ni nadie puede estarlo. ¡Es horrible que te veas obligada a vivir allí! ¡Tan lejos! ¡Y en una atmósfera tan malsana!

-No, la verdad es que donde vivimos no hay una atmósfera malsana en absoluto. Nuestro barrio queda mucho más alto que la mayoría de los demás. Papá, no puedes decir que es igual vivir donde vivimos nosotros que en cualquier otra parte de Londres. La parte de Brunswick Square es muy distinta de casi todo el resto. Allí el aire es mucho más puro. Reconozco que me cos­taría acostumbrarme a vivir en cualquier otro barrio de la ciudad; no me gustaría que mis hijos vivieran en ningún otro... ¡pero aquí es un lugar tan oreado! El señor Wingfield opina que para aire puro no hay nada mejor que los alrededores de Brunswick Square.

-¡Ay, sí, querida, pero no es como Hartfield! Tú dirás lo que quieras, pero cuando hace una semana que estáis en Hartfield todos parecéis otros; tú no pareces la misma. Ahora, por ejemplo, yo no diría que ninguno de vosotros tenéis muy buen aspecto.

-Cómo siento oírte decir eso, papá; pero te aseguro que, ex­ceptuando aquellas jaquecas nerviosas y las palpitaciones que tengo en todas partes, me encuentro perfectamente bien; y si los niños estaban un poco pálidos antes de acostarse era sólo porque estaban más cansados que de costumbre, debido al viaje y a las emociones de llegar a Hartfield. Confío en que mañana les verás con mejor aspecto; porque te aseguro que el señor Wingfield me ha dicho que nunca nos había mandado al campo con mejor salud. Por lo menos espero que no tengas la impresión de que mi marido pa­rece enfermo -dijo volviendo la mirada con afectuosa ansiedad hacia el señor Knightley.

-Pues así así, querida; contigo no voy a hacer cumplidos. En mi opinión, el señor John Knightley está lejos de tener un as­pecto saludable.

-¿Qué ocurre? ¿Hablabais de mí? -preguntó el señor John Knightley al oír pronunciar su nombre.

-Querido, siento decirte que mi padre no te encuentra un as­pecto saludable... pero espero que sólo sea porque estás un poco cansado. A pesar de todo ya sabes que te dije que me hubiera gustado que el señor Wingfield te visitara antes de salir de Lon­dres.

-Querida Isabella -exclamó él con impaciencia-, te ruego que no te preocupes por mi aspecto. Confórmate con mimar y medi­cinar a los niños y a ti misma y déjame tener el aspecto que quiera.

-No he entendido bien lo que estabas contando a tu hermano -exclamó Emma -sobre tu amigo el señor Graham, que que­ría tomar un mayordomo escocés para que cuidara de sus nuevas propiedades. ¿Crees que dará resultado? ¿No son demasiado fuer­tes los viejos prejuicios?

Y así siguió hablando durante tanto rato y con tan buena for­tuna que cuando volvió a verse obligada a prestar atención de nuevo a su padre y a su hermana, lo más grave que oyó fue que Isabella se interesaba amablemente por Jane Fairfax... y aunque Jane Fairfax no era precisamente una de sus favoritas, en aquellos momentos sintió un gran alivio al escuchar elogios suyos.

-¡Oh, Jane Fairfax! ¡Es tan cariñosa y tan amable! -dijo la señora John Knightley-. ¡Hace tanto tiempo que no la he visto...! Excepto unas cuantas veces que nos hemos encontrado por casua­lidad en Londres y hemos hablado sólo unos momentos... ¡Qué contentas deben de estar su anciana abuela y su tía, que son tan buenas personas, cuando viene a visitarlas! Siempre que pienso en ella, lo siento tanto por Emma, que no pueda pasar más tiempo en Highbury... Pero ahora que su hija se ha casado, supongo que el coronel y la señora Campbell no consentirán en separarse de ella. ¡Hubiera sido una compañera tan agradable para Emma... ! El señor Woodhouse estuvo de acuerdo con todo esto, pero añadió:

-Sin embargo, nuestra joven amiga, Harriet Smith, también es otra muchacha excelente. Te gustará, Harriet. Emma no podía tener mejor compañera que Harriet.

-No sabes-lo que me alegra oír esto... sólo que Jane Fairfax es tan fina, tan distinguida... Y además tiene exactamente la misma edad que Emma.

La cuestión fue discutida con toda cordialidad, y al cabo de un rato se pasó a otro de similar importancia que también se debatió en medio de la mayor armonía; pero la velada no concluyó sin que un nuevo incidente volviera a turbar un poco aquella calma. Llegó el avenate proporcionando nueva materia de conversación... grandes elogios y muchos comentarios... la irrefutable afirmación de que era saludable para toda clase de personas, y lo que se dice severas filípicas contra las numerosas casas en las que no se podía tomar un avenate medianamente tolerable... pero, por des­gracia, entre los lamentables casos que su hija citó como ejemplos para corroborar lo que decía el señor Woodhouse, el más reciente y por lo tanto el más importante había ocurrido en su propio hogar, en South End, en donde una muchacha que habían con­tratado para la temporada nunca había sido capaz de comprender lo que ella quería decir cuando hablaba de un bol de buen ave­nate que no fuera espeso, sino más bien claro, aunque tampoco demasiado claro. Ni una sola vez de las que había querido to­mar avenate y se lo había pedido había sido capaz de hacerle algo que pudiera beberse. Éste era un principio peligroso.

-¡Ay! -dijo el señor Woodhouse meneando la cabeza y con­templando a su hija con una mirada de afectuosa preocupación.

La exclamación para Emma quería decir: «¡Ay! No tienen fin las tristes consecuencias de vuestra estancia en South End; pero de eso no se puede hablar.» Y durante unos minutos Emma con­fió en que no iba a hablar de ello y que sus silenciosas cavila­ciones bastarían para devolverle al placer de saborear su avenate claro, como debía ser. Pero al cabo de unos minutos añadió:

-Siempre lamentaré que este otoño hayáis ido al mar en vez de venir aquí.

-Pero ¿por qué tienes que lamentarlo, papá? Te aseguro que a los niños les fue muy beneficioso.

-Además, si teníais que ir al mar hubiera sido mejor no ir a South End. South End es un lugar poco saludable. Perry quedó muy sorprendido al saber que habíais elegido South End.

-Ya sé que hay mucha gente que opina así, pero la verdad, papá, es que se equivocan del todo... Allí nos hemos encontrado perfectamente bien de salud, y el limo no nos molestó lo más mí­nimo; y el señor Wingfield dice que es un gran error suponer que es un lugar malsano; y estoy segura de que puede confiarse en su criterio, porque él sabe perfectamente de qué se compone el aire, y su propio hermano ha estado allí con su familia varias veces.

-Sí, querida, pero si queríais tomar baños podíais haber ido a Cromer; Perry hace tiempo que pasó una semana en Cromer y considera el lugar como el mejor de todos para los baños de mar. Tiene una playa grande y hermosa, y dice que allí el aire es muy puro. Y por lo que he oído decir, allí podríais alojaros bastante lejos del mar, a un cuarto de milla de distancia... y con todas las comodidades. Deberíais consultarlo con Perry.

-Pero, papá querido, piensa que eso está mucho más lejos; tendríamos que hacer un viaje larguísimo... Cien millas por lo menos, en vez de cuarenta.

-¡Ay, querida! Como dice Perry, cuando se trata de la salud, no debe tenerse en cuenta nada más; y si hay que viajar, tanto da recorrer cuarenta millas como cien... Es mejor no moverse de casa, es mejor quedarse en Londres que recorrer cuarenta millas para ir a buscar un aire que es peor que el de la ciudad. Eso fue exactamente lo que dijo Perry. A su entender vuestra decisión no podía ser más equivocada.

Los esfuerzos de Emma por hacer callar a su padre fueron en vano; y cuando las cosas llegaban a este punto a Emma ya no le extrañaba que su cuñado interviniera.

-El señor Perry dijo en un tono de voz que revelaba una profunda contrariedad- haría mejor en guardarse sus opiniones para quien se las pidiera. ¿Él qué tiene que ver con eso y por qué se mete en lo que hago? ¿Por qué tiene que opinar sobre si llevo mi familia a un pueblo de la costa o a otro? Espero que se me permitirá dar mi opinión igual que al señor Perry... No necesito ni sus consejos ni sus medicinas. -Hizo una pausa, Y calmándose rápidamente agregó con sarcástica sequedad-: Si el señor Perry puede decirme cómo trasladar a la esposa y a cinco hijos a una distancia de ciento treinta millas sin más gas­tos ni molestias que a una distancia de cuarenta, estaré de acuer­do con él en que es preferible ir a Cromer en vez de a South End.

-Sí, sí, eso es verdad -exclamó su hermano, interviniendo apresuradamente en la conversación-, es la pura verdad. Eso es algo muy importante. Pero, John, sobre lo que te decía acerca de mi proyecto de desviar el camino de Langham, de hacerlo pasar un poco más hacia la derecha para que no atraviese los prados de la finca, yo no veo que haya ninguna dificultad. Si tuviera que representar molestias para los habitantes de Highbury no seguiría adelante, pero si te acuerdas bien del trazado que tiene el camino... Pero el único modo de demostrártelo es consultar nuestros planos. Supongo que te veré mañana por la mañana en la Abadía, ¿no?, y entonces podremos volverlos a estudiar y me darás tu opinión.

El señor Woodhouse se sentía un poco turbado por los duros comentarios que se habían hecho sobre su amigo Perry, a quien en realidad, aunque inconscientemente, había atribuido muchas de sus propias ideas y de sus propias expresiones; pero los apacigua­dores cuidados de sus hijas consiguieron que poco a poco se fuera desvaneciendo su inquietud, y la inmediata intervención de uno de los dos hermanos y las mejores disposiciones del otro evitaron que se renovase la violencia de aquella situación.

Continuará... 




10 comentarios:

Wendy dijo...

Esta claro que el Sr Woodhouse no se lo va poner fácil a si hija y yerno, les ve con mal aspecto y no hay quien le apee de sus teorías acerca de lo sano y lo insano, A propósito ¿qué sera eso del avenite? me gusta descubrir detalles de esa época, en este caso gastronómicos aunque no suena muy apetitoso, jijijiji
Por lo pronto Enma está más tranquila, todo discurre, más o menos, con armonía y está siendo una buena anfitriona.
Mil besos mi querida hermana.

Citu dijo...

Si el Sr Woodhouse es todo un personaje , aveces Emma me parece santa por como lo cuida. Te mando un beso y te me cuidas. Buena semana

Jennieh dijo...

Siempre me ha gustado la preocupación excesiva de Mr. Woodhouse; es todo un personaje.

Mi hermana se rie cuando le comento sus consejos sobre la avena, y sobretodo cuando le digo que tenía razón.

Es la pimera vez que dejo un comentario en el blog, pero lo he leido desde hace tiempo. Prometo desde hoy comenzar a dejarlos.

Saludos

LADY DARCY dijo...

Mi Wen querida, indagando un poco, parecía ser un tipo de bebida hecha a base de avena. Muy parecida y sobre todo muy "nutritiva" como se hace notar en la novela, y como insistía mi madre mientras me perseguía por toda la casa amenazándome hasta que la bebiera toda...Eran mis momentos de tortura antes de ir al colegio :D
Ya veremos como sortea Emma estos conflictos tratando de llevar la fiesta en paz...
Un gran beso.

LADY DARCY dijo...

Lo que no puede ponerse en duda es que sea una gran hija. Ama a su padre y trata de contrariarle lo menos posible, y cuando lo hace, lo hace con prudencia.
Un abrazo y un beso, mi querida Citu.

LADY DARCY dijo...

Mi estimada Jennieh, es un placer contar con tus opiniones a partir de ahora, sin duda alguna serán un gran aporte para las novelas y este pequeño saloncito.
Eres bienvenida.
Recibe un abrazo sincero y afectuoso.

Fernando García-Pañeda dijo...

Es una delicia evadirse en capítulos como éste, en el que nada ocurre más que una cena familiar, pero en los que se dicen tantas cosas y se perfilan tantos caracteres de los personajes y las relaciones, e incluso tensiones, entre éstos; señales que la autora da sobre acontecimientos posteriores de la trama.
En este capítulo encontré la mejor descripción que he visto nunca de la famosa flema británica, al referirse a los hermanos Knightley: «ocultando bajo una impasibilidad que lo parecía todo menos indiferencia el gran afecto que les unía, y que de ser necesario hubiera llevado a cualquiera de los dos a hacer cualquier sacrificio por el otro». Claro que con gente como ellos es fácil...
Y también señalaría como descripción sutil e impecable uno de los detalles del eterno femenino cuando, después de hacer las paces con Knightley, «Emma se dio cuenta de que volvían a ser amigos; al principio ello le produjo una gran satisfacción, y luego le inspiró una cierta insolencia». :))
Un placer enorme, como siempre, y siempre aquí, mi Señora.

P.S. En cuanto al avenate, es lo que en Inglaterra llaman porridge, o concretamente en la versión original de esta novela gruel, que yo siempre había tenido por gachas de avena (y así lo había leído en otra traducción), aunque he descubierto que sí existe en el diccionario la palabra avenate. (perdón por la petulancia, pero cada uno es como es :D)

princesa jazmin dijo...

Coincido con el amigo Fernando en destacar ese fragmento sobre el modo de tratarse los hermanos, una línea excelente, que reduce en pocas palabras el modo de ser inglés.
Vemos también en este capítulo cómo Emma se desvive por llevar todas las conversaciones a buen puerto y que no se produzcan conflictos entre sus seres queridos,y cómo le duele un poquito estar alejada de Mr.K. mucho tiempo y quiere reconciliarse con él lo más pronto posible(pero sin reconocerlo ganador del conflicto,claro está)
Qué divertido todo lo del avenate, creo que en el primer capítulo ya lo mencionaba Mr.Woodhouse, que está potenciado ahora, teniendo a su hija Isabella como cómplice en la hipocondría.
Sigo con el próximo.
Besos.
Jazmín.

LADY DARCY dijo...

En ocasiones he admirado a personas que son capaces de controlar sus emociones y mostrarse siempre distantes y fríos sin que les exaspere ninguna situación, aunque la procesión vaya por dentro, y digo, en ocasiones...
Y aún, son más admirables aquellos, que incluso en su interior se toman las cosas con esa "flema", lo que indicará un perfecto control de sus emociones y una estabilidad y continuidad en su estado de ánimo.
Pero confieso que más de una vez tuve el impulso de empujar su mejilla con mi dedo para comprobar si realmente estaban vivos...
En cuanto a la actitud de Emma, no es de extrañarse, no lo cree? después de todo, quién entiende a las mujeres ;)
Por cierto, reciba también mi profundo agradecimiento por la cátedra impartida sobre el "porridge", pocos somos los mortales con una sapiencia tan compleja y extensa. Sabrá usted disculpar la ignorancia de esta su humilde y sencilla plebeya. En el futuro procuraré empaparme de Wiki y no quedar en desventaja. Ah, lo olvidaba, y vuelvo a insistir: queda confirmado entonces, que el avenate en cuestión, es lo mismo que me daba mi madre cuando era pequeña, y que hoy en día sigue siendo la pesadilla de muchos niños. ;D
Con el mismo e inalterable afecto, mi querido Señor. Siempre :)

LADY DARCY dijo...

Muchas gracias por tus visitas, querida Jazmín.
He venido siguiendo tu rastro, guiada por la estela de deliciosos comentarios que has ido dejando en capítulos pasados. Es un verdadero placer contar con tu presencia y aguda visión para opinar sobre las novelas de nuestra querida Austen, y en esta ocasión brindarle un tiempo a Emma, su personaje más "carismático"
Sin lugar a dudas Emma es un personaje complicado pero al mismo tiempo la encuentro como el personaje más auténtico de Austen. Un ser humano lleno de defectos, con errores y alguno que otro acierto...pero errores que comete guiados por un corazón en el fondo noble, y una autosuficiencia que no es otra cosa que la falta de experiencia, paradójico, verdad?
Emma, es sin lugar a dudas: complicada. ¿Pero qué mujer en su sano juicio no lo es?
Un motivo más para llamarle auténtica ;)

Besos, mi querida Princesa.