miércoles, 1 de febrero de 2012

Celoso...yo?


En todo tiempo los celos han dado origen a innumerables enfrentamientos, los duelos por el honor o el amor de una dama resultaba tan romántico, para una mujer era una gran honor que dos caballeros se enfrentaran por su amor. Y aunque ahora la manera de enfrentarlos ha cambiado, no hay duda que siguen impregnados de romanticismo. Los celos han sido y son casi siempre la respuesta a un corazón dudoso. Jane lo sabía y para muestra un botón:
Emma, nuestra celosa y criticona heroína Austen, no solo es celosa y criticona, algo que todas las mujeres compartimos en mayor o menor grado. Está llena de defectos pero es auténtica, sin temor de caerle mal a nadie..."voy a coger una heroína que, excepto a mí, no gustará mucho" nos advirtió Jane en su momento.
Y que mejor manera de hacerla aún más auténtica que provocarle un ataque de celos a la protagonista, que sólo entonces reconoce sus sentimientos románticos por su mejor amigo...¿Qué habría sido de Mr. Knightley si Emma no hubiese sentido celos por él? Seguro andaría aún dandole sermones y esperando pacientemente que deje su labor de celestina y se decida a fijarse en él...

Sucede a menudo que en ocasiones solo somos capaces de darnos cuenta de nuestros sentimientos cuando Cupido agudiza el sentido de la posesión y nos dejamos invadir por un sentimiento de codicia hacia el ser querido en la creencia de que nos pertenece en cuerpo y alma. A veces es también el miedo a perder al amado en brazos de un tercero y este miedo se cuela por las fisuras del corazón, y en los asuntos de este, no queremos a nadie por socio, Los celos serían entonces uno de esos mil rostros que adopta el amor sin nuestro consentimiento. 
Los hay fundados o infundados, y pueden acechar a cualquiera, pero no todo el mundo sabe dosificar su efervescencia. Un temperamento apasionado _como el mío_no concibe el amor sin ellos y sucumbe a su embrujo de una forma visceral, mientras que los de talante frío invocan a la razón para no caer en lo que consideran una bajeza.
Dicen las malas lenguas que no hay nada más aterrador que una mujer celosa. Que cuando nos clavan el aguijón de la desconfianza somos capaces de cualquier cosa. No lo niego, algunas veces podemos llegar a ser verdaderamente atemorizantes. Lo que nadie nunca dijo, y en especial los hombres, es que ellos también pueden convertirse en un pequeño dolor de cabeza o una pesadilla a lo Elm Street hecha realidad cuando son presa de los celos. Ese horrible aguijón (que no es otra cosa que el miedo de perder a nuestra pareja) que se clava en la boca del estómago e invade nuestros sentidos como una poción maléfica y hace que perdamos el sentido de la realidad y, algunas veces, el control de nosotros mismos, no tiene exclusividad de género.
Ahora bien, si les preguntamos si son celosos nos dirán...¿celoso yo??....por favor, que absurdo!!!
Y por si fuera poco, se ofenden como si les hubieran acusado de ser un terrorista internacional.

¿Por qué ellos tendrían que ser inmunes a la celotipia?incluso a los celos inofensivos?, ¿los niños hombres son vacunados contra los celos al nacer?, ¿están genéticamente programados para bloquear ciertas emociones?, ¿tiene la testosterona el poder de eliminar cualquier demostración de fragilidad?, ¿aceptar ser celosos tiene el poder debilitador de la kriptonita?

¡Yo no soy celoso! si alguna vez he tenido celos, los he dominado de manera inteligente...No soy de tener celos enfermizos y dañinos...Pero si alguien se te acerca, puedes darle la dirección donde conseguir una silla de ruedas....¡Por favor!!! son celosos profesionales graduados con honores y máster en espionaje y delincuencia...

Y por si fuera poco, muy pocos han admitido sentir o haber sentido celos por iniciativa propia, hemos tenido que sacarle en trocitos la verdad. Es más, cuando alguien les toca el tema son muy hábiles para voltearnos la tortilla y decir que ellas (nosotras) somos las coquetas que los provocamos o que tal o cuál es un pobre tonto queriendo dárselas de vivito, o peor aún, si el tipo que provoca los celos está bastante guapo, seguro que es gay, pero de ahí a admitir que sienten celos, nunca, jamás, primero se mueren antes de admitirlo.

Los celos no son para ellos, no por favor. Los celos los sienten las mujeres histéricas, inseguras, locas y/o complicadas que no confían en sus novios, las mismas que están tan loquitas por ellos que les gusta hacer escándalos en público, las que les clavan las uñas en el pantalón cuando coquetean con otra, las que les propinan un codazo en el bajo vientre cada vez que voltean a ver como se menea aquella faldita. Desconfían hasta de sus mejores amigas o hermanas. La verdad es que esto puede ser cierto en algunos casos, no lo niego, pero que también se da en los hombres, es un hecho. Los celos son absolutamente Unisex.
¿Pero por qué lo niegan, por qué? y si lo admiten, ¿por qué lo minimizan?
Quizá porque les moleste caer en el ridículo social de mostrarse débiles o inseguros de su pareja, quizá por no poder expresar sus sentimientos a sus anchas por ser considerados una señal de debilidad, quizá por ser considerados objeto de burla de sus amigotes por tener emociones habitualmente adjudicadas a las mujeres, quizá por hacer notar la desigualdad existente dentro de la pareja donde dominante y dominado pasa a ser dominante y pisado. Una mujer pisada es toda una dama, un hombre pisado es un bobo, un pusilánime que no merece pertenecer al clan de la hombría, justo ahora, en tiempos en los que el hombre es el parangón de la fuerza, y nosotras somos las tiernas y débiles mujercitas...

Existe una delgada línea entre los celos normales, que hasta resultan un aliciente para la relación porque de alguna manera le haces saber a tu pareja que es atractiva y que te importa, y la celotipia. Yo me inclino por los primeros...
Los celos forman parte de un juego sensual de halagos mutuos; nos enorgullece despertar ese sentimiento en el ser querido, a quien devolvemos el cumplido con las mismas.
Ciertamente a nosotras las mujeres nos gusta que los hombres marquen su territorio de vez en cuando, no lo vamos a negar. ¿A qué mujer no le gusta que su pareja sienta celos de ella? la que diga que no, puede dejar de leerme en este mismo momento...Así mismo le sucede a los hombres. Les gusta sentirse admirados y orgullosos de si mismos cual macho Alpha., pero rara vez lo admitirán y a decir verdad no saben lo que pierden.

¿Solución? Creo que sí la hay, por lo menos un atisbo. Seamos honestos, empezando por mí...Soy celosa, si; pero no por desconfianza ni falta de seguridad en mí misma sino por codicia, por completo egoísmo... Y creo que muy pocas cosas son tan placenteras que sentir y hacer sentir a nuestro ser amado que nos gusta y que nos interesa y que somos objeto del mismo sentimiento por parte de él.

En fin, me voy de vacaciones por unos días, en breve volveré recargada aún más de energía, y estoy segura que en mi ausencia mis queridas lectoras y en especial los caballeros de mi saloncito, añadirán el punto preciso de sal y pimienta en sus relaciones, la cantidad necesaria de gotas para un afrodisíaco perfecto. No provocando celos innecesarios, disparatados que exaltan la imaginación para estimular el interés del otro, no,eso no!, sino siendo honestos con ellos mismos y con la persona que aman, sin dobles identidades ni arquetipo de superhéroe.
Caballeros, sean más honestos, no teman decirle a la Dama que aman que tienen celos, que temen perderla. Recuerden que la confianza mitiga el deseo y el temor aviva sus llamas.... Estoy de acuerdo que exagerar mata una relación pero en pequeñas dosis es un aliciente para el amor. Su Dama se los agradecerá y de seguro la harán muy feliz.

Propiedad Privada

Para que sepan todas
que tu me perteneces

con sangre de mis venas
te marcaré la frente
Para que te respeten
aún con la mirada
y sepan que tú eres
mi propiedad privada.


Que no se atreva nadie
a mirarte con ansias
y que conserven todas
respetable distancia


Porque mi pobre alma
se retuerce de celos
y no quiero que nadie
respire de tu aliento.


Porque siendo tu dueña
no me importa más nada
quererte solo mío
mi propiedad privada
quererte solo mío

mi propiedad privada.

(Himno musical criollo para toda mujer peruana celosa que se respete) :)

Este es un tema muy popular aquí en Perù, no existe un rincón en mi país que no se haya escuchado este vals inmortalizado por Luchita Reyes La Morena de Oro...ahora también lo cantan pero ninguna le pone el sentimiento tan criollo que solo ella le ponía..



24 comentarios:

Fernando dijo...

Celos... Ah, sí, he oído hablar algo de ese asunto, aunque tuve que consultar el diccionario de la academia de la lengua para estar seguro y comprender bien esta entrada. Una de esas secuelas del romanticismo, ¿no?
Lo que más me ha gustado es ese tipo delincuente que ofrece direcciones para conseguir sillas de ruedas a quien se atreva a tentar a su dama.
Y el himno criollo tampoco tiene desperdicio :)
Por lo demás, lamento reconocer que carezco de una opinión fundada al respecto.
Pero una vez ví al amigo de un amigo en una curiosa escena sobre celos. Fue algo así:
«—¿Celoso? ¿Celoso yo?
—Sí, tú.
—¿Yo? —él se tomó su tiempo para continuar— Sí, siempre lo he estado. Siempre lo estoy. Celoso de todo aquél al que sonríes, al que prestas atención, celoso de todo al que hablas o miras. De todo lo que te rodea.
»
Hay gente curiosa, en verdad. Debe de ser un hombre bastante honesto como para reconocerlo, sí...

(Magnífica entrada, Milady. Su claridad de ideas y su forma de escribir me dejan un tanto... celoso)

anne wentworth dijo...

me dejaste con la boca abierta!!... uff!!! que entrada!!!.. muy buena...!!
besos!!!

Luciana dijo...

Hace tanto que no tengo pareja ni me enamoro que ya no recuerdo lo que son los celos!

Pero definitivamente son unisex.

Besos y feliz descanso, seguro que está merecido.

Lady Darcy dijo...

Mi querido Señor...Parece que es un tema demasiado romántico e incómodo para su gusto ¿me equivoco?
Vaya, vaya...Así que el amigo de un amigo del amigo de mi amigo... No sé por qué tengo la impresión que ese amigo es mucho más que un simple conocido suyo y lo que es peor: es mucho más conocido aún para mí.
Lo que no voy a negar es la honestidad y la valentía de ese caballero, digno de admirar y de cautivar. ¡Quien como ella! si hasta siento envidia de la Dama en cuestión.

Lady Darcy dijo...

Por cierto, esa es una declaración muy romántica la de su amigo. digna de imitar ¿Presagio o solo sueños?

Lady Darcy dijo...

Querida Anne, gracias a ti por leerla. Besos.

Sacha Mary Rotpirks dijo...

me ha encantado tu articulo! un master en espionaje y delincuencia! amén, querida, eres buenisima... ^_^, un beso y vuelve pronto, chao!

Lady Darcy dijo...

Querida Lu, pues permiteme decirte que no te pierdes nada bueno. Mejor no tengas apuro, a no ser que disfrutes del sabor amargo que te dejan. En cambio, si es al contrario, si te celan en la medida correcta...el sabor es tan distinto...:D
Besos y gracias por tus deseos.

Lady Darcy dijo...

Sacha, muchas gracias por tu visita y bienvenida. Será un placer estar en contacto por esta vía.
Besos.

Citu dijo...

Ay nea me diste una alegría al publicar te extrañaba te deseo un lindo año. Y la verdad me encanto el himno muy bello. Te mando un beso y te me cuidas mucho

Stars Seeker A.k dijo...

Hola querida amiga! :D
He regresado por aquí y ten por seguro que vendré seguido jeje. Muy buena entrada la que nos has compartido, y en esta semana tus palabras me han caído como anillo al dedo; bueno, no exactamente hacia mi persona pero sí a otra muy querida y me ha hecho recordarla. Los celos como dices son necesarios en pocas cantidades, la exageración es lo que termina matando todo atisbo de amor con el tiempo. Me ha encantado el himno :P

Anny n_n
Te mando muchos abrazos :)

Fernando dijo...

Tampoco negaré yo la incomodidad de este asunto en su trasfondo novelesco y sentimental. Pero no rehuyo la discusión: por supuesto que los celos son algo unisex, pero para quienes padezcan tan penosa enfermedad.

Así que tenemos amigos comunes, e incluso más frecuentados por su Señoría. Y yo sin saberlo. ¿Acaso pretende darme celos? ¿Es una clase práctica al respecto?
Bueno, con ese conocido común (que tiene una montaña de defectos a sus espaldas, hágame caso) no creo que consiga, si es lo que pretende...

¿Presagios románticos por mi parte? ¡Anatema!
Sueño, quizá. De eso me sobra :D

Lady Darcy dijo...

Gracias por tus palabras Citu. Bueno, a decir verdad es un vals criollo muy conocido en mi país, un tema de bandera cuyo autor es Modesto Lopez Otero y fué interpretado magistralmente por nuestra Morena de Oro Lucha Reyes. Y como ese, un sin fin de canciones que me devuelven al Perú de antaño, cargadas del sentir profundo en las vivencias de la gente común y corriente como somos muchos y hacen las delicias del criollo costeño.
Me alegro que lo hayas disfrutado. Un beso.

Eliane dijo...

Uhhhh... me dejastes con la boca abierta! Lo que es seguro que los celos son Unisex...están de tamaño chico o grande! jajaja
Besotes

Antonia Romero dijo...

Muy interesante esta entrada. No soy celosa, aunque a veces he alimentado un poquitín ese sentimiento porque para el que no lo tiene es divertido. Pero reconozco que para el que lo sufre es aterrador.
Felices vacaciones.
¡Un beso!

LadyMarian dijo...

Qué buena entrada!! Qué lindo pasear por acá después de un tiempo y leer que publicaste algo tan bueno! Me encantó! Y estoy de acuerdo!

Yo estoy con envidia, no con celos, porque te vas de vacaciones! Yo llegué hace unos días y no termino de ubicarme mentalmente. Sigo flotando!

Que la pases muuuuy bien en tus vacaciones!!
Un beso enorme!!!

Lady Darcy dijo...

Mi querido Señor, ¿para qué provocar algo que se ve a leguas? ¿para qué gastar pólvora en canarios?
Hay reacciones tan obvias de usted que a pesar de la rapidez, pues no dejan de ser un placer.
Pero por el momento creo que hay cosas más interesantes que me intrigan y que sin duda alguna no pienso desaprovechar...

Uno de mis máximos placeres es ver a lo largo de este tiempo, de qué extraña manera los sueños y los presagios han ido siempre de la mano, al menos en nuestro caso. Y no dejo de sonreir por ello.

Destino...

Lady Darcy dijo...

Mi querida Eliane, tienes toda la razón, los hay de todos los gustos y sabores.
Un beso y gracias por venir.

Lady Darcy dijo...

Mil gracias por tus palabras Antonia, entonces somos de las celosas normales y divertidas.
Me dió gusto leerte.
Un abrazo.

Lady Darcy dijo...

Sé bien a lo que te refieres Lady Marian, a mi cuesta trabajo coger el ritmo cada vez que regreso. Pero por ahora no pensaré en ello, a fin de mes empezaré a preocuparme :D
Un gran beso y gracias por venir.

Fernando dijo...

¿Reacciones obvias? ¿Se me ve a la legua? Debo de haber bajado mucho la guardia últimamente...
Como dice un amigo, hay personas cuyos ojos son auténticos libros abiertos; pero además hay otras (bastantes menos) en las que sus ojos tienen título, índice, prólogo y notas a pie de página.
A su Señoría creo que esos ojos, y otros muchos, no se le escaparían ni con gafas oscuras que los intentaran ocultar.
Los sueños pueden tener su gran razón de ser, pero eso de los presagios no tiene mucho fundamento. O mejor, ninguno. Se quedaron dos mil años atrás, con los augures romanos. ;D
Pero no deje ese placer y esa sonrisa por nada.
Y disfrute de esas vacaciones todo cuanto pueda.
Suyo.

Lady Darcy dijo...

La ha bajado Milord, y bastante. Pero es complensible, sobre todo cuando de asuntos del corazón se trata.

Yo seguiré disfrutando, claro que si, no solo de mis vacaciones, sino del enorme placer que en este momento me causa ver la mirada cristalina y profunda de esos ojos en los que no se oculta nada por mucho que lo intenten ;)

En cuanto a los presagios...no voy a discutirle, al menos no ahora. No perderé el tiempo en ello. Prefiero seguir recreandome en vuestros ojos Milord que me enseñan tanto.

Fernando dijo...

Me temo que, una vez más, he de batirme en retirada :)
Lo he intentado, pero nunca termino de bajar la guardia en esta su presencia.
Me consuela que al menos mis ojos sirvan más que mis palabras. Y espero conseguir que mis hechos sean también bastante mejores que mis palabras.
Suyo siempre, Milady.

Lady Jane dijo...

Es una lástima que no haya podido venir antes...

Es una interesante entrada (cómo todo lo que haces, Lady amiga). Realmente, los celos son Unisex, y el que diga que no es celoso, con seguridad miente pues, aunque no sienta celos en tónica romántica (poca probabilidad), sí los siente con los amigos, con las mascotas, o la familia.
Todos somos celosos, lo que sucede es que algunos son extremistas y los demás, como mencionas, pusilánimes.
Y lo cierto es que yo he conocido los celos de los demás mayormente por los hombres. Las mujeres decimos estar celosas, pero los hombres, aunque no se atrevan a mencionarlo, demuestran estarlo con los actos.

Yo, personalmente, pienso que los celos se deben moderar, porque por culpa de ellos, he visto tantos desastres... Se deben dejar sentir hasta cierto punto, antes de dar lugar al sufrimiento.

Me hiciste meditar con tu entrada, amiga.
Te deseo una fabulosas vacaciones que seguramente son bien merecidas. Voy a extrañar tu presencia en tu hermosa morada azulada.

Besos.